viernes, 23 de marzo de 2012

Relaciones Saludables


Base Bíblica: Hebreos 12:14

Introducción

     ¿Alguna vez sentiste como que no has podido seguir creciendo espiritualmente? ¿Estás seguro de que todas las relaciones que tienes (amistad, noviazgo, familia, profesor, jefe) son saludables?  Muchas veces pensamos que el tienes una relación con una persona va a ser una llevadera, donde no existirán los conflictos, pero hemos aprendido muchas veces que no es así.  Muchas veces no crecemos espiritualmente por el hecho de que no tenemos una relación saludable con las demás personas (sean cristianas o no).  En hebreos vemos como Pablo nos da un mandato y una verdad que aún se siguen aplicando a nosotros.  Para poder ver al Señor, debemos ser santos, y parte de esa santidad es tener una relación saludable (de paz) con las personas.



Perdón

     En Mateo 5:23-24 vemos como en el sermón del monte Jesús enseñaba a las personas acerca de que es lo que debemos de hacer cuando tenemos una lucha con alguien.  Antes de seguir adorando a Dios, y seguir creciendo, debemos ir a donde nuestros hermanos y decirle que lo hemos perdonado.  Es una decisión que debemos tomar, pero este es el primer para tener la paz con nuestros hermanos.  Tal vez nosotros no somos lo que ocasionamos que la relación se viese afectada, pero debemos ir, hablar y comunicar que le hemos perdonado para que esa persona también pueda seguir creciendo.

Ponerse de acuerdo

     Amós 3:3 nos trae una enseñanza para las personas que deben actuar junto en un mismo fin.  Cuando una persona quiere lograr algo junto a un grupo de hermanos todos deben ponerse de acuerdo para lograr el mismo fin.  En Hechos 12:6-12 vemos como Pedro fue liberado de la cárcel porque las demás personas se pusieron de acuerdo para que Pedro saliera de la cárcel.  Es como el dicho común: En la unión esta la fuerza.  Una vez nos unimos con nuestros hermanos de fe en oración todas las cosas son posibles. 

Ejemplos

     El ejemplo más claro de perdón lo tenemos en los hermanos Esaú y Jacob (Génesis 33:1-4).  En el versículo 4 vemos como Esaú corre hasta donde su hermano Jacob para abrazarle y besarle como señal de reconciliación, y por ende, de perdón.  Lo mismo debe ocurrir con las personas que tenemos a nuestro alrededor.  Vemos como Jacob, luego del encuentro con el ángel, logro bendecir a su hermano espiritual y físicamente.  Le bendijo con parte de lo que tenia, por lo que el perdón que le dio a su hermano lo ayudo a bendecirlo aun más de lo que tenia. 

     Un ejemplo de ponerse de acuerdo lo vemos en Nehemías (Nehemías 2:18-20).  Este hombre logro ponerse de acuerdo con sus hermanos los israelitas con un fin en común, la reconstrucción de los muros de Jerusalén parte por parte.  Lo más impactante es que cada uno construía frente a su casa el muro y velaba por si el enemigo venia a destruir lo que habían logrado hasta ahora.  La mitad trabajaba, la otra mitad velaba; con una mano construían, y en la otra tenían la espada (4:15-18).  Así es como lograron la reconstrucción del muro de Jerusalén en un tiempo corto, 52 días (Nehemías 6:15-16).  Una vez nosotros nos ponemos de acuerdo, las demás personas reconocerán que por Dios es que logramos hacer lo que Él nos mandó a hacer.

Conclusión

     Seguid la paz con todos es algo que muchas veces se nos hace difícil de seguir.  Tratemos de mantener relaciones saludables, sino se puede hay que cortar por el bien de ambos.  Perdonar y ponerse de acuerdo es solo el principio de relaciones saludables.  


Por: Alexander Cruz

No hay comentarios.:

Publicar un comentario