viernes, 30 de septiembre de 2011

Salmos 139: 7-12

"¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? Si subiere a los cielos, allí estás tú;  Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás. Si tomare las alas del alba Y habitare en el extremo del mar, Aun allí me guiará tu mano, Y me asirá tu diestra. Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; Aun la noche resplandecerá alrededor de mí. Aun las tinieblas no encubren de ti, Y la noche resplandece como el día; Lo mismo te son las tinieblas que la luz. "


  • Omnipresencia: Presencia a la vez en todas partes, en realidad condición solo de Dios
    • Presencia: asistencia o estado de una cosa que se halla delante de otra u otras o en el mismo sitio que ellas.
      Dios es omnipresente.  Que mas prueba que este salmos que David escribió.  Él está en todas partes, no importa donde vallamos estará ahí su presencia.  No sé como Adán y Eva intentaron esconderse de Dios (Génesis 3:8).  A veces pensamos de que estamos solos, que Dios no está a nuestro lado.  Que no lo sentimos, que se fue.  Pero no es así, Él siempre está a nuestro lado.  Bien lo podemos ver arriba.  En Proverbios 15:3 nos dice: “Los ojos de Jehová están en todo lugar, Mirando a los malos y a los buenos.”.  No importa la persona que seamos [creyente o no creyente] Dios nos está mirando.  El vela cada uno de nuestros pasos, que hacemos y que no hacemos. 

     Si piensas que estas solo, reflexiona bien.  Es como la parábola en la que hay una persona caminando en la playa y esta mira atrás y solo ve dos huellas en la arena.  Pero Dios le dice: En esos momentos en el que hay dos huellas en la arena, son los momentos en los que te he llevado en mis brazos.  En esos momentos de dificultad pensamos que Dios nos dejo solo ya que hay solamente dos huellas en la arena, pero no es así, es Él el que nos lleva en sus brazos hasta que el alcanza la victoria por nosotros.


Por: Alexander Cruz

No hay comentarios.:

Publicar un comentario