viernes, 6 de enero de 2012

Camino, verdad y vida

“Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.” (Juan 14:5-6)


     Jesús, anterior a esta conversación, le estaba indicando a sus discípulos que iba a preparar moradas para cuando Él regresara a buscar a su pueblo para estar junto a Él (Dios).   Nosotros, como seres humanos, desconocemos la localización física de ese lugar que Él está preparando para los que hemos creído, pero si de algo estamos seguros es de que se está preparando cuando venga a buscar a su Iglesia.  Por eso Tomas dijo esas palabras, ¿cómo, pues, llegaremos a ese lugar sin conocer el camino?

     Una vez reconocemos a Jesús como nuestro Salvador, ya hemos conocido el camino, la verdad y la vida. Pero, ¿a qué se refiere Jesús con estas palabras? La definición de camino según la Real Academia Española es: Dirección que ha de seguirse para llegar a algún lugar.  Esto quiere decir que solo hay una dirección correcta hacia el Padre, que es por Cristo.  Una vez decidimos tomar el camino correcto, podemos llegar a donde esta Él.  Pero eso no lo lograremos sino es por fe. Porque es por la fe que creemos en el evangelio.

    Pero eso no es todo, también debemos conocer la verdad.  “Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” (Juan 8:32)  Una vez conocemos a Jesús, nos hacemos libres de las ataduras del pecado.  Pero debemos creer que Él tiene el poder para librarnos y ayudarnos en nuestro diario vivir.  Y por ultimo, Él es la vida.  “… sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para vida eterna.” (Juan 4:14).  En ese fragmento, Jesús le dice a la mujer samaritana que lo que El da es para vida eterna.  En otra parte Jesús dijo: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”  O sea, nuevamente vemos que Jesús vino para darnos vida, la cual es en abundancia y eterna.

     Una vez conocemos a Jesús, estos tres aspectos son los que nos llevara a una vida espiritual madura y estable con Él.  Esta es la base para poder permanecer en Cristo Jesús.  Si conocemos el camino, la verdad y la vida (Cristo) podremos salir victoriosos en mucha de nuestras batallas.  Para poder conocerle mejor debemos estudiar mas Su palabra, la cual esta llena de muchas referencias de como es Dios y como podemos llegar a Él. 

Por: Alexander Cruz

1 comentario:

  1. Es muy cierto todo lo que expones aqui. Una vez reconocemos a Jesús como nuestro Salvador, ya hemos conocido el camino, la verdad y la vida. Quisiera a~adir empezamos a caminar por el camino que es El, reconocimos la verdad de que es el hijo de Dios y finalmente comenzamos a vivir pq antes eramos ciegos pero por s u gracia al reconocerlo hoy podemos ver!
    _nilmarie

    ResponderEliminar