sábado, 27 de octubre de 2012

Viéndonos como Dios nos ve


Forjar una opinión sobre alguna persona no parece ser algo muy difícil, de hecho, con regularidad emitimos opiniones y hasta en muchas ocasiones juicio contra alguien, sin ninguna dificultad. Estudiamos las palabras, acciones y decisiones de la gente y a partir de eso creamos una idea sobre quién es esa persona. Sin embargo, resulta curioso el hecho de que a la mayoría de nosotros nos cuesta recibir críticas u opiniones de otras personas, sin importar si estas son positivas o negativas, convirtiéndose muchas veces en un duro golpe a nuestro corazón.


Bien podemos decir que muchas de las críticas que reciben las personas a diario determinan la percepción que tienen sobre sí mismos. Terminan creyendo que son quienes lo demás dicen que son y viéndose con los ojos de todos los que están a su alrededor. No obstante, para aquellos que servimos a Jesús, sabemos que nuestra identidad está en Dios. Él mismo, en Su palabra nos ha dicho quiénes somos y cómo Él nos ve.


Es extraordinario saber que Dios nos ve totalmente distintos a como el mundo nos mira y que tampoco nos ve con nuestros ojos, los cuales en múltiples ocasiones tienen una percepción sobre nosotros mismos muy equivocada, menospreciando el valor que Dios ha depositado en cada unos de nosotros.
Dios nos ve con gran estima y amor (Isaías 43:4) y nos llama hijos (Galatas 3:26) por lo tanto, somos hijos de luz y no de oscuridad (1 Tesalonicenses 5:5). Redimidos por la sangre de Cristo (Colosenses 1:14) y llamados -amigos de Jesús- (Juan 15:15). Dios mismo, nos ha escogido para que seamos portavoces de las buenas nuevas de salvación a los demás que no le conocen, por lo cual nos llama –Su pueblo- (1 Pedro 2:9-10). Fuimos creados en Jesús para buenas obras (Efesios 2:10) y somos templo del Espíritu Santo de Dios (1 corintios 3:16). Hemos sido comprados por la sangre de Cristo (1 Corintios 6:20)…en fin, Cristo nos ve como un valiosos tesoro y un instrumento poderoso en Sus manos. Es tiempo de comenzar a vernos como Dios nos ve y de vivir a la altura de un hijo de Dios. Jesús desea que cada uno de nosotros estemos conscientes de nuestra identidad en Él para que nada ni nadie la distorsione.


Por: Ormari Troche

2 comentarios:

  1. Si amen soy hija de dios amada y estimada

    ResponderEliminar
  2. Dios es nuestro creador y como nuestro creador sabe como funciona su creación cuando yo busco mi identidad en el entonces puedo realmente encontrarle sentido ala vida, y empiezo a conocer como realmente dice Dios quien soy yo y como devo ser. Bendiciones

    ResponderEliminar