lunes, 28 de enero de 2013

Empatía y misericordia: esencial en el cristiano


    Esta es una de esas reflexiones de las cuales sentí que era un mensaje concreto y directo de parte de Dios. No me malinterprete, siempre que escribo procuro que las palabras que plasmo provengan de parte del corazón de Dios. Sin embargo, en esta ocasión es diferente, puesto que siento una inusual urgencia. Y es que mi corazón ha sido movido a hablarles esta vez sobre la empatía y la misericordia.



     Cuando se hace referencia a la palabra empatía, estamos hablando sobre la acción de ponernos en el lugar de otra persona, para sentir lo que esa persona está sintiendo ante cierta situación. Es decir, es la capacidad de comprender las circunstancias ajenas, aún cuando las nuestras sean totalmente opuestas a las de esa otra persona. A su vez, la misericordia implica ser conmovidos ante esa circunstancia y actuar en favor de quien la está confrontando. Es importante aclarar, que tanto la misericordia como la empatía no deben ser confundidas con la pena, ya que la pena es un sentimiento, que normalmente no está acompañado de ninguna acción, sino de una “lamentación”.


     Personalmente, creo que en muchas ocasiones para nosotros ser movidos a misericordia, debemos de experimentar lo que es la empatía, ya que es el momento justo cuando estamos poniendo en práctica el mandamiento que dice “amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Lucas 10:27) pues es de eso precisamente que se trata la empatía. La misericordia vendría siendo el fruto del espíritu que produciríamos como resultado. El mejor ejemplo para ilustrar las cualidades de las que estamos hablando, es el de Jesús. A lo largo de Su estancia aquí en la tierra podemos identificar diversos escenarios ante los cuales Jesús tuvo empatía y misericordia con quienes estaban a su alrededor. Un ejemplo de esto que estamos hablando es cuando Jesús les dice a sus discípulos que aquellas personas que le seguían llevaban tres días sin comer y que temía que estas se desmayasen en el camino (Mateo 15:32). Para que Jesús llegara a este pensamiento, primero había que tenido que ponerse en el lugar de aquellos que le seguían y no solamente se limitó a esto, sino que movido en misericordia y compasión les dio de comer. 

     Otro ejemplo de empatía se da en (Juan 11:33) cuando Lázaro muere y Jesús llega aparentemente “tarde”. Dice la Biblia que Jesús lloró y fue conmovido y esto resulta interesante, puesto que Él sabía que contaba con el poder para poder resucitarle. Sin embargo, sintió dolor junto con aquella familia que acababa de perder a su ser querido. Esto me recuerda aquel versículo que dice “gozaos con los que se gozan, llorad con los que lloran” (Romanos 12:15) ya que es de eso precisamente que se trata, de mostrar el amor que Dios ha depositado en cada uno de nosotros a los demás. Se trata de sentir el dolor ajeno, de celebrar con aquellos que celebran, de tomarnos el tiempo de llorar con los que están tendidos en el suelo y ayudarles a ponerse de pie; de clamar por los que se pierden como si se tratara de nuestra alma la que pende de un hilo entre el cielo y el infierno. De eso justamente es que se trata la empatía y la misericordia, de amarnos los unos a otros como Cristo nos ha amado.

Por: Ormari Troche

11 comentarios:

  1. Que buena reflexión !

    Creo que lo más importante para quienes conocen al señor (y a quienes más se les demanda dice su palabra), es llevar el verbo a la acción, lo que quiere decir que, conociendo la palabra deberíamos comprender que el propósito en ella es acercarnos, comprender y ponernos en la posición de ese otro, independiente si es o no creyente.

    Creo que por algo Dios nos permitió acércanos y conocerle y en esa condición deberíamos mayormente comprender su empatía y misericordia.

    Aunque a veces nos cueste y luchemos creo que no por nada Jesús habitó en esta tierra, logró compadecerse de nuestra debilidades, fue tentado EN TODO según nuestra semejanza pero sin pecado. Hebreos 4:15.

    Muchas bendiciones y que Dios siga hablando a tu corazón.

    ResponderEliminar
  2. Hola, creo que este un mensaje más que hermoso, y la forma en como es expresado es facil de entender y mejor aún, deja el querer y la necesidad de aplicarlo.

    muchas gracias por compartirlo, Dios le bendiga.

    ResponderEliminar
  3. Saludos amados hermanos!
    Me identifico mucho con éste mensaje, tanto en mi vida personal, como madre, mujer cristiana, como médico, Dios habló a mi corazón y lo sigue haciendo cada día en el tema de "Empatía".
    Muchas veces rechazamos a otras personas, sin tratar de conocerlos, entenderlos, saber si tienen problemas personales, condiciones, situaciones, etc.
    Hay grupitos que no abren sus puertas a nuevos integrantes, no los hacen sentirse bienvenidos, tal vez sin darse cuenta, hasta los ignoramos.
    Pongamosnos en sus zapatos, intentemos amarlos y aceptarlos. Así, podremos ser un sólo cuerpo en Cristo.
    Dios les bendiga, con Amor eterno.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena esta palabra Dios los continue bendiciendo,la compartire hoy con la iglesia, ya que nosotros debemos entender que la empatia y la misericordia deben estar en nosotros para poder cumplir la gran comision

    ResponderEliminar
  5. Gracias por compartir esta entrada! muy bueno por cierto, estoy por dar clase a los niños sobre este tema. Dios le siga bendiciendo

    ResponderEliminar
  6. Excelente, Dios le Bendiga y le Guarde..

    ResponderEliminar
  7. Muy buena e interesante reflexión!Se agradece mucho.
    Es muy importante entender QUE fue lo que lo llevo a Jesús a moverse,a sentir,a actuar de la manera que lo hizo. Dejaste plasmado la gran distancia que hay entre una la pena o lastima(sentimientos que quedan en lo que son,sentimiento) y una necesidad inmensa de estar en el lugar del otro,se sentir como el otro,de estar en sus zapatos y a partir de allí,actuar.(sentimientos que se convierten en actitud y nos llevan a actuar)

    Yo pondría otro ejemplo, el de las gentes dispersas y cada una por sus lados. (Mateo 9: 36 ). Te animo que sigas escribiendo sobre estos temas,son de gran aporte y mucha bendición. Te dejo un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Me gustó esta reflexión,no sabía como explicar a mi pastora que me he puesto en su zapatos, que la escuchaba, y que sabía como se sentía primeramente en los problemas de la Iglesia,... y otro lo le hablaba y le decía que conocía sus oraciones, las cuales yo le seguía. Ella me creí, no conocía el presider pero me creía, pero gracias a esta reflexión ella a comprendido.
    Esta palabra la escuché en una película cuando vi su significado inmediatamente la relacione con misericordia.

    ResponderEliminar
  10. Me gustó esta reflexión,no sabía como explicar a mi pastora que me he puesto en su zapatos, que la escuchaba, y que sabía como se sentía primeramente en los problemas de la Iglesia,... y otro, le hablaba y le decía que conocía sus oraciones, las cuales yo le seguía. Ella me creí, no conocía el proceder pero me creía, pero gracias a reflexión ella a comprendido.
    Esta palabra la escuché en una película cuando vi su significado inmediatamente la relacione con misericordia.

    ResponderEliminar