viernes, 4 de noviembre de 2011

Salmos 19:1

Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el FIRMAMENTO anuncia la obra de sus manos. Salmos 19:1

¿Qué somos? Somos obra de Dios, creados a imagen y semejanza de Él, somos príncipes y princesas de Dios. Somos creados y llamados con un propósito especial, todos somos importantes en la obra de Dios.

1 Pedro 2:9: Mas vosotros sois LINAJE escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable.
Secase la hierba, marchitase la FLOR; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre. Isaías 40:8

Esa palabra de Fe, Amor, Esperanza, esa palabra que es promesa de Dios, seguirá siendo viva y eficaz en nuestras vidas. Aunque en medio de las circunstancias veamos lo contrario, no veamos cumplirse la  palabra de Dios en medio de la situación, recuerda que en silbido apacible es que se mueve Dios. Así que Mantengamos la Fe en Dios, de que el hará la obra en nuestras vidas y esa palabra poderosa se hará de cumplir en nuestras vidas.
Tú tienes dominio sobre la braveza del mar, cuando se levantan sus ondas, tú las sosiegas. Salmo 89: 9

Nuestro Dios tiene el control de nuestras vidas, aunque veas que en medio del mar, cuando estás en tu barca esas olas se levantan con furia para querer hundir tu embarcación. Recuerda que nuestro Dios tiene el poder y el control, que él es quien lleva tu barca, Él es quien tiene el timón y siempre que sea él quien lleve tu barca, no te hundirás, no perecerás, por más fuerte que soplen los vientos, el te llave de su mano. El es tu refugio tu pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto no temas que Dios siempre tiene el control de tu barca, Él está ahí.
Salmo 121:1-2: Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra.
Hay momentos en nuestras vidas que tenemos que mirar a las alturas  donde esta nuestro creador y nuestro protector, Él es quien nos socorre en medio de las situaciones, y cuando mires la montaña de problema que tengas frente a ti, lo puedas ver como algo insignificante delante de tus ojos, y cuando busques un refugio en medio de tu prueba, puedas refugiarte en Dios. Que esa montaña, si tú crees, la puedes escalar y ese problema que  ves tan difícil te ayudara para acercarte más  a Dios. Dentro de esa montaña hay una roca y es roca que es Cristo no dejara que te desplomes en medio del camino.
¡SUBE CONFIADAMENTE Y OBTENDRAS TU RECOMPENSA!

Por: Marianne Ayala

No hay comentarios.:

Publicar un comentario